logook

SE ABRE OFICIALMENTE PROCESO DE BEATIFICACIÓNEl día en el que se cumplen 28 años de la muerte de Arrupe, se ha celebrado en Roma la sesión de apertura de su proceso de Beatificación. El solemne acto se ha realizado en la bella «sala de la Reconciliación» del Palacio Apostólico de Letrán, que ha sido adornada para la ocasión con dos imágenes de Arrupe: un cuadro que cuelga del despacho del Padre General en Roma y la icónica imagen de Arrupe orando a la manera oriental.

La ceremonia ha estado presidida por el Cardenal Vicario Angelo De Donatis, al que han acompañado el resto de los miembros del tribunal: el delegado episcopal, Mons. Slawomir Oder; el promotor de justicia, Mons. Giuseppe D’Alonzo; el notario, Dr. Marcello Terramani; y el notario asistente, Sr. Francesco Allegrini; así como el Postulador de la Causa, P. Pascual Cebollada SJ. La sala se ha llenado de invitados, entre los que destacaba en primera línea el P. General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ.

Mons. Oder ha sido el encargado de abrir la ceremonia, recordando su carácter jurídico y explicando que con él se da inicio a «la investigación diocesana sobre la vida, las virtudes heroicas, la fama de santidad y los signos del Siervo de Dios Pedro Arrupe». Posteriormente todos los miembros del tribunal han prestado juramento, prometiendo ejercer su tarea con honestidad y discreción, y rogando a Dios su ayuda para llevarla a buen fin.

A continuación, el Cardenal De Donatis ha pronunciado un discurso en el que no ha escatimado elogios para Arrupe, a quien ha definido como «un verdadero hombre de Iglesia». De Donatis ha relatado con cierto detalle las vicisitudes vitales de Arrupe, concluyendo que Arrupe «intentó integrar los mejores valores de la tradición con los necesarios para adaptar el cristianismo a los nuevos tiempos».

En la lista de contribuciones realizadas por Arrupe ha destacado la difusión de la espiritualidad ignaciana, su aportación a la comprensión actualizada de la vida religiosa y consagrada, así como su apuesta porque los laicos asumieran sus responsabilidades en instituciones de la Compañía, y en asociaciones como las CVX o el Apostolado de la Oración. Como muestra de su fama de santidad se ha referido a la multitud de devotos que tiene Arrupe en todo el mundo, que «se alimentan espiritualmente de sus escritos». También ha recordado que cientos de comunidades, casas, obras apostólicas y programas en todo el mundo que llevan su nombre. Por último, dando su aprobación a la apertura del proceso, ha confiado en que concluya con la confirmación de «un modelo de santidad, aprobado por la Iglesia, para todos los fieles cristianos».

El acto, solemne pero austero por su propio carácter, ha concluido con un sencillo canto. Los asistentes, entre los que era palpable la emoción, han recibido con agrado el obsequio de una bella estampa de Arrupe, que reproduce un cuadro que se encuentra en la provincia de Filipinas.

Tras el acto, el P. Sosa aseguró que “es un momento de una gran felicidad para toda la Compañía”, debido a que “Arrupe es una figura inspiradora, el hombre del Vaticano II y de la Iglesia de Francisco”. Para el P. Pascual Cebollada, “Arrupe tenía un alma misionera y fue enviado a Japón, donde asistió a la explosión de la bomba atómica en Hiroshima. Se dedicó a dar vida a los que no tienen vida. Era optimista y esperanzado, pero nunca ingenuo”.

(Fuente: Info SJ)

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos

Copyright © 2017 CRP - Conferencia de Religiosas y Religiosos del Perú. Todos los derechos reservados.
Calle Torre Tagle 2461, Pueblo Libre, Lima - Perú - Teléfono: (+51) (01) 261-2608 - Desarrollado por Cecopros