logook

Corrupcionenelvaticano(Jesús Bastante/Agencias).- "Sí, en la Iglesia hay muchos Poncios Pilatos que se lavan las manos para estar tranquilos". El Papa Francisco ha reconocido por primera vez que "en el Vaticano hay corrupción", y lo ha hecho durante un encuentro, a puerta cerrada, con superiores de las principales congregaciones religiosas.

Un diálogo que ahora publica la "Civiltà Cattolica", como sorpresa de su número 4.000, y que supone, además, que la revista jesuita se publica en otros idiomas. En castellano, la responsable de la publicación será Herder.

En el encuentro, Bergoglio admite que en las estructuras de la Iglesia "se puede encontrar una atmósfera mundana y principesca". Es la primera vez que el Papa admite la presencia de la corrupción en el interior de los muros vaticanos, un secreto a voces que merecía una palabra directa del Pontífice. "en las conversaciones previas al cónclave se hablaba de reformas. Todos las querían, porque hay corrupción en el Vaticano, pero yo vivo en paz".

Durante la conversación con los religiosos, Francisco afirma que es necesario "un poco de pasotismo" para poder seguir trabajando pese a las críticas, "pero nunca lavarse las manos de los problemas", porque "en la Iglesia hay muchos Poncios Pilatos que se lavan las manos para estar tranquilos, y un superior que se lava las manos no es padre y no ayuda".

Sobre dichas críticas, el Papa admite que "la vida está llena de incomprensiones y de tensiones, y cuando son críticas que sirven para crece, las acepto y respondo". Ante esa "atmósfera mundana y principesca" de algunas estructuras eclesásticas, Francisco reclama la necesidad de "destruir ese ambiente nefasto". Y advierte: "No hay necesidad de convertirse en cardenales para creerse príncipes. Basta ser clericales. Esto es lo peor en la organización de la iglesia".

El Papa también es especialmente duro respecto a la pederastia, hasta el punto de afirmar que tras los abusos del clero "está presente el diablo, que destroza la obra de Jesús a través de quien la tendría que anunciar". Francisco, no obstante, apunta que la pederastia "es una enfermedad", e incide en que "al parecer dos de cada cuatro abusadores han sufrido abusos. Esto es devastador".

Al tiempo, pide a los superiores religiosos "atención al recibir a candidatos a la formación religiosa sin verificar su adecuada madurez afectiva". "Por ejemplo, nunca recibir en la vida religiosa o en una diócesis candidatos que han sido rechazados en otra sin pedir información detallada sobre por qué fueron alejados", advierte.

Finalmente, Francisco recuerda cómo, al entrar en el noviciado jesuita, "me dieron el cilicio. Esta bien el cilicio, pero atención: no tiene que ayudarme a demostrar que soy bueno y fuerte. La verdadera ascesis tiene que hacerme más libre".

Fuente: periodistadigital.com

agendaCONFER

Retiros CRP

lampadaaccesa2

eventos